Consejos para comer para trabajar desde casa

Planificar sus comidas con anticipación puede ayudarlo a comer de manera saludable, ahorrar dinero y tiempo. Puede notar que se tarda un poco más en preparar y preparar los alimentos. Pero considere pasar su tiempo habitual viajando.

Digamos, por ejemplo, que está acostumbrado a ir al trabajo en diferentes direcciones cada hora. Use 30 minutos para prepararse para el almuerzo, luego descanse un poco, por ejemplo, para caminar o hacer ejercicio en casa.

Comience eligiendo alimentos que le resulten desafiantes. No se preocupe por volver a comer si quiere simplificar las cosas. Por ejemplo, elija cinco comidas principales para la semana. Pruebe estos platos para la cena y al día siguiente los restos se utilizarán para las sobras del almuerzo.

Si prefiere una variedad más amplia de alimentos, tenga a mano algunos ingredientes básicos y prepárelos con ellos. Por ejemplo, si tiene sobras de arroz, úselo para hacer un asado, frijoles y arroz, o un simple plato de arroz y pollo.

Si está cocinando actualmente, verduras saludables como rúcula, espinaca y lechuga son una excelente ensalada. Sin embargo, si está preparando alimentos con anticipación y planea ponerlos en el refrigerador, busque los alimentos cocidos.

Haga una lista de compras y vaya al menos una vez a la semana (si es posible). Si está tratando de restringir los viajes al supermercado o prepararse con anticipación para algo como un desastre natural o una pandemia, consulte:

8. EVITE EL ALCOHOL

William Gryukhov, profesor de la Universidad de Carolina del Norte en Greensboro, explica en Popular Science que nuestro deseo de alimentos ricos en energía, grasas y carbohidratos (hola burritos de resaca) después de una noche de bebida se debe en parte a una sustancia química del cerebro llamada galanina .

La galanina aumenta nuestro apetito por los alimentos grasos y el consumo de alcohol aumenta nuestra producción de galanina.

MedicalNewsToday también afirma que el consumo de alcohol puede afectar el azúcar en sangre y las hormonas que ayudan a mantenerlo estable. Con el tiempo, el alcohol puede reducir la eficacia de la insulina, aumentando su riesgo de diabetes.

En términos de cómo el alcohol afecta una dieta saludable cuando se trabaja desde casa, la galanina produce antojos de grasas, mientras que la reducción del azúcar en sangre provoca antojos de carbohidratos o dulces. Entonces, si tuvo una noche bebiendo, el día después de su día en casa, anhelará esos alimentos grasos y azucarados mientras sufre de bocadillos.

9. Tenga cuidado con la cafeína

Puedes ser el mejor con una máquina de café cuando trabajas desde casa. El acceso taza tras taza durante todo el día puede parecer una buena manera de recibir un impulso o pasar el tiempo, pero tenga cuidado con la cafeína.

Demasiada cafeína puede provocar algunos síntomas desagradables como dolores de cabeza, ansiedad, problemas de estómago y fatiga. Incluso si bebe para obtener energía, demasiado puede causar fatiga.

Todo lo que surja debería ser suficiente. Entonces, cuando su ingesta de cafeína se agote, se sentirá lento y con hambre de energía.

La cafeína puede afectar su sueño, no solo permanecer despierto por más tiempo, sino también restaurar el sueño. Esto afecta su vigilancia al día siguiente.

Algunos expertos creen que demasiada cafeína puede aumentar los niveles de cortisol, la «hormona del estrés». Cantidades excesivas de esta hormona pueden provocar antojos de azúcar. Las investigaciones también muestran que la cafeína puede interferir con los sabores dulces y, por lo tanto, aumentar los antojos de azúcar.

10. LEY DE HIDRATACIÓN

La deshidratación a menudo se confunde con el hambre. Puede sentir hambre cuando su cuerpo necesite más líquidos. Como explicó Alissa Ramsey, nutricionista y portavoz de la Academia Estadounidense de Nutrición, la confusión ocurre en el hipotálamo, que es la parte del cerebro que regula el apetito y la sed.

Si tiene hambre, intente beber un vaso de agua y espere unos 10 minutos para ver si su hambre disminuye antes de comer.

La deshidratación también puede causar dolores de cabeza y fatiga, lo que puede reducir la productividad cuando se trabaja desde casa.

Mantener una botella de agua o un vaso cerca de su estación de trabajo le dará muchas más posibilidades de beberlo. Haga que el agua sea más tentadora para beber agregando limón o lima. O pruebe el té de hierbas.

Evite los refrescos, jugos, bebidas energéticas y bebidas azucaradas que le dejarán calorías vacías (calorías con poco valor nutricional). Estas bebidas pueden colapsar más tarde, lo que provocará una moda aún mayor.

11. AVANZE UN PASO DE LOS MERIENDOS

Cuando come de una bolsa o recipiente, es mucho más difícil saber cuánto está comiendo.

Un estudio encuestó a unos 50 hombres y mujeres a los que se les sirvió comida de diferentes tamaños. Un grupo de participantes recibió una porción en un plato y el otro en un plato en el que pudieron tomar la cantidad deseada.

Los participantes consumieron un 30% más de energía (casi 700 calorías) cuando ofrecieron la porción más grande que cuando ofrecieron la porción más pequeña. Las porciones más grandes condujeron a un mayor consumo de energía independientemente del método de alimentación y la edad, el peso y el sexo de los participantes.

Tenga bocadillos saludables a la mano, de modo que si tiene bocadillos sabrosos, puede llenarlos con buena comida. Trate de tener a la mano alimentos crujientes como zanahorias, apio o manzanas y tómelos con una fuente saludable de proteínas como yogur, huevos duros o un puñado de nueces.

12. FOMENTAR LOS INFORMES

Es mucho más fácil ceñirse a un hábito o cambio de comportamiento cuando se cuenta con apoyo. Un estudio en 100 adultos encontró que además del dolor y los beneficios percibidos del ejercicio, el apoyo social fue un factor que predijo la adherencia a un programa de ejercicio en casa de 12 meses.

Puede crear responsabilidad incluso mientras trabaja desde casa estableciendo una competencia amistosa con colegas o amigos remotos. Comparta sus recetas saludables y consejos sobre lo que le ayuda a comer alimentos saludables. También puede ser muy útil compartir sus luchas. Lo más probable es que alguien más estuviera en la misma situación que tú.

Según los expertos en atención médica de PrecisionNutrition, la responsabilidad le ayuda a ser coherente porque tiene que comunicar lo que hace (o no). Si no puede ser coherente, no podrá progresar. La responsabilidad es clave para esto.

13. MUDARSE ANTES DE VIVIR

Es perfectamente normal querer comer algo cuando trabajas desde casa. Empiece por identificar quién es su provocador de alimentos: ¿está, por ejemplo, aburrido, estresado, enojado o solo?

Luego, busque comportamientos alternativos como la meditación, la caminata rápida, la tarea o una aplicación de ejercicios confiable.

Hacer algo de ejercicio realmente puede frenar su apetito. Las investigaciones muestran que el ejercicio individual causa déficits de energía a corto plazo (quema de calorías) sin estimular el apetito.

Otro estudio encontró que tanto correr como levantar pesas ayudaron a controlar la hormona grelina. La grelina se denomina «hormona del hambre» porque estimula el apetito, aumenta la ingesta de alimentos y promueve el almacenamiento de grasa.

14. ¡DISFRUTA DEL ABETO!

El psicólogo de alimentos Dr. Brian Wansink lo describe bien:

“La comida es un gran placer en nuestra vida, no es que tengamos que comprometernos. Solo necesitamos cambiar nuestro entorno para trabajar con nuestro estilo de vida, no en su contra «.

Una de sus filosofías nutricionales es que en el momento en que nos negamos conscientemente de algo, es más probable que lo anhelemos más y más. Permítase darse un capricho de vez en cuando.

Quédese tranquilo consigo mismo cuando encuentre los mejores consejos para usted cuando trate de comer sano mientras trabaja desde casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *